Arancino. Il Re del tavolo caldo.

 

20180406_132636[1]

Conquistar el mundo es difícil. Pero hacerlo desde una isla ya tiene mucho merito. Este plato de origen humilde sedujo las mesas de toda la isla. La inmigración lo llevo a recorrer mundo y conquisto los paladares mas exquisitos allí donde arribaba. En la actualidad cualquiera que halla visitado la isla italiana sabrá que es posible encontrarlo en cualquier sitio. También triunfa en los circuitos de food truck. por ser un plato versátil, rápido y que permite tenerlo preparado con cierta anterioridad.

De forma cónica. Esta elaborado con arroz aromatizado con azafrán, relleno de ragu deshilachado, guisantes verdes o jamón y queso. Para luego ser fritos en abundante aceite bien caliente. Son junto al cannoli y la cassata los emblemas gastronómicos de la isla.

Como el único limite es la imaginación, ya hay quienes los rellenan con los mas diversos productos. Pollo picante, cordero al romero, mariscos, espinaca y muzzarella, morcilla o incluso probé uno de pera caramelizada y queso azul.

Los arroces mas adecuados para prepararlos son aquellos con los que preparamos un buen rissoto, es decir aquellos con un alto contenido de almidón. El arroz arborio o el carnaroli son los que yo exigiría.

Receta:

Arancini Prosciutto e Formaggio

Ingredientes:

Para la masa de arroz:

350 g de arroz tipo carnaroli o arroz para rissoto

1,2 L de caldo de verdura

Sal y pimienta a gusto

2 huevos grandes

1 nuez de mantequilla

2 cdas bien colmadas de queso rallado tipo sardo (podemos remplazar por otro queso rallado para pastas)

2 o 3 hebras de un buen azafrán

Para el relleno:

Jamón de York (jamón cocido)

Muzzarella

Para rebozarlos:

Harina c/n

3 huevos bien batidos

Pan rallado c/n

Elaboración:

Cocinamos el arroz como si de un rissoto se tratara. En el caldo y con las hebras de azafrán disueltas en el. Debe estar bien seco al momento de retirarlo del calor. En ese instante incorporamos la nuez de mantequilla, los huevos batidos y el queso rallado. Mezclamos todo muy bien. Una vez hecho esto extendemos sobre la mesada, a la cual previamente le habremos pasado un papel de cocina humedecido en aceite. Esto evitara que se pegue a la mesada. Una vez que este bien frió, tomamos porciones del tamaño de una naranja pequeña. Con las manos ligeramente aceitadas le damos forma de una bolita, con la ayuda del dedo pulgar hacemos un hueco en el centro. Tomamos un trozo de loncha de jamón y envolvemos una porción aproximadamente del tamaño de una nuez, de muzzarella. Es importante envolver la muzzarella en el jamón para evitar que se salga en el momento de la cocción. Colocamos el jamón y la muzzarella en el hueco que habíamos formado en la bolita de arroz. Tapamos con un poco mas de arroz. Con las manos, haciendo girar la bolita entre las palmas le vamos dando forma cónica. Con mucho cuidado para que no se salga el relleno. Pasamos los conos de arroz por harina, luego por huevo batido y ultimo por pan rallado. Los freímos en abundante aceite bien caliente hasta que estén con un bonito color dorado. Se comen calientes o tibios, nunca fríos según los puristas sicilianos. Aunque he de decir que algunos como los rellenos de espinaca y muzzarella también quedan muy ricos fríos.

Sugiero acompañarlos con una buena ensalada.

 

 

20180406_132610[1]

Anuncio publicitario

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Marcela dice:

    Algún día tengo que hacerlo, siempre los he comido en restaurantes. Gracias por la receta. Se ven deliciosos!!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s